agosto 31, 2014

Encontrá la horma de tu zapato

Me gusta hacer cosas lindas.Pero si además son útiles, me gusta mucho más. Hace rato que tenía ganas de intervenir hormas antiguas de madera. Y un día ellas vinieron a mí, sin que las tenga que ir a buscar. Cosas que pasan.

Así llegaron, en dulce montón. Todas distintas, con sus marcas y con esos sellos que me encantan. Estuvieron un tiempo en el taller, esperando que llegara su momento. Pero yo las tenía en mi cabeza y ya iba pensando qué quería hacer con ellas.



Así quedó esta primera horma. Con un efecto desgastado que deja ver sus marcas características, aplicaciones en decoupage, pátina a la cera y detalles, como siempre ;)

Lo que me gustó -mucho- fue, que además del uso clásico como objeto decorativo en cualquier biblioteca o en un estante, le encontré otras funciones.


Es muy buena para sostener las puertas y que no se cierren, porque son pesadas.

Para poner arriba de los papeles y que no se vuelen (de paso todos esos pendientes tienen más "glamour").

Y, por último, el uso que a mí me resultó más original y atractivo. Usarla para poner un lápiz con un lindo cuaderno al lado, para tomar notas. En la mesa de luz para los que toman nota de sus sueños, al lado del teléfono para escribir los mensajes, en el escritorio para anotaciones varias.

  

¿No queda lindo y además es útil?

Hay hormas disponibles y también la pueden pedir personalizada en los colores y estilos que más les gusten.

agosto 28, 2014

Un cuarto manufacto en blanco&negro, versión adolescente

Hace rato que les vengo hablando (y mostrando algunas fotos) de la nueva decoración del dormitorio de mi hija, que la semana que viene cumple 14 [wowwww, 14!]. Siempre esperando terminarlo (porque casi todo lo fuimos haciendo nosotros y eso lleva tiempo), demoraba su "presentación oficial". Todavía faltan cosas, como pintar las puertas de los placards, una alfombra ... , pero esta semana que sé que varias estamos pensando en blanco por el desafío de Sólo para Mí, me decidí a mostrarles este cuarto en blanco & negro. 

Una de las primeras cosas que hicimos fue empapelar una parte de una pared, que sería la cabecera de la cama. La última vez que vinieron pintores a casa nosotros estábamos de viaje y dejaron una parte de la pared (donde estaba la biblioteca) sin pintar. Era un pendiente de hace tiempo! Enduído, hija lijando, plomada improvisada y ... ¡empapelado! Fueron sólo dos tiras de piso a techo, pero no fue tan fácil como pensábamos. Este departamento está todo en falsa escuadra y tuvimos que hacerlo dos veces. Pero con la ayuda de #marido lo logramos y quedó bien.

Aprovechando que sobró papel, empapelé también un cesto para basura. Compré uno de madera, lo pinté adentro de negro y afuera pegué el papel. Fácil, lindo, barato. Súper recomendable!


Intervención de la puerta del baño. #hija "dibujó" todas las palabras con distintas tipografías. Yo le pasé encima marcador indeleble, borramos el lápiz y voilá. Idea de ella que me pareció super original.

Había en el cuarto un corcho común y corriente, con marco en pino. Sobre el corcho le dió una pinceladas de látex blanco como a la "qué me importa"(como dice Ana) y pintó el marco con esmalte sintético negro. Después recortó imágenes y palabras de revistas y armó un corcho muy adolescente.

 Aprovechamos el esmalte sintético y tuneamos también su lámpara de mesa de luz. De verde a negro. Acá todo se recicla!



Estos percheros son uno de mis objetos preferido del dormitorio. Los hice con maderas de descarte de la maderera, les pegué recortes de papel de diario y una washi tape de letras negras. Les puse estos ganchos medio retro que a mí me encantan (por un motivo bastante especial, me hacen acordar al jardín de infantes). Para mí es la belleza de lo simple.


Me pidió que le regale algunas hojas de los papeles importados (doble faz) que tengo en el taller y se armó estas dos guirnaldas. Una vertical (con un cortante especial) y una horizontal, la clásica de triángulos. Todo sola con sus manitas habilidosas!


Detalle de la guirnalda vertical y detalle de los tiradores de cerámica by Falabella que se ven atrás. Tenemos todavía para poner unos tiradores negros de cerámica, pero primero hay que pintar.


El dormitorio tiene casi toda una pared que es una biblioteca blanca (que era de mi dormitorio adolescente, en color haya y que mandamos a laquear de blanco hace ya algunos años). Acá pueden ver cuatro sectores. Compramos en Falabella dos cuadros en blanco & negro y también la letra & en chapa. Ese muñeco de cerámica tenía base naranja que pintamos de negro, #hija escribió con marcador la letra de una canción sobre él. Ese cuadro de corazones pertenece a la decoración anterior, a puro color, y se lo hice yo. Creo que es lo único que quedó de color :) En el borde del estante pegó una washi tape de bigotes que me regaló la linda de Lau.


Detalle de estos carreteles de hilo antiguo. Son míos y están "a préstamo". Los adoro.


Acá una vista más general donde pueden ver la cama, la biblioteca y ese rayo en la pared que lo pintó #hija con pintura de pizarrón.


En el estante de arriba de la biblioteca, las divinas letras tipo Scrabble que nos hizo Gabi de Corazón x Sur, con la palabra que eligió #hija. Los libros le dan un toque de color dentro del universo blanco & negro.

Acá la cama reciclada por nosotras (que les conté acá), la silla Tonnet también reciclada por nosotras (que les conté acá) y el acolchado y los almohadones que nos hizo la genia de Ana de ArtesAna.



Algunas fotos más!! Me voy a sentar acá un rato después de tanto trabajo!!!!

Como les conté en los post anteriores, mucho trabajo pero mucha más satisfacción. Por haberlo hecho nosotras con nuestras manos y por haberlo hecho juntas. Prácticamente todas las ideas fueron de ella y yo simplemente la ayudé a concretarlas. Me resistí un poco al principio porque amo los colores, pero no me arrepiento para nada y ella está feliz. ¡Qué más!
Espero puedan sacar ideas también para sus casas. Gracias por leerme, quedó laaaargo el post!!
Si necesitan ayuda para reciclar algún mueble y darle una nueva vida, ya saben dónde encontrarme ;)

Si quieren ver cómo era el cuarto antes pueden ir acá: http://tallermanufacta.blogspot.com/2013/10/un-cuarto-manu-facto-hecho-mano.html
Para ver cómo reciclamos el ventilador: http://tallermanufacta.blogspot.com/2014/05/diarios-viejos-nuevos-aires.html
La silla: http://tallermanufacta.blogspot.com/2014/04/silla-en-blanco-negro.html
La cama: http://tallermanufacta.blogspot.com/2014/08/makeover-cama-y-un-trabajo-compartido.html


agosto 24, 2014

Un impulso, un post, 100 años

 Hoy, 25 de agosto de 2014 cumpliría 100 años mi abuela. La nona para todos nosotros (sin doble n). La extraño. Sentí el impulso de escribir algo acá. No soy una persona impulsiva. Entonces, trato de hacerle caso a los impulsos cuando aparecen. De todas formas, nadie sabe del todo bien de qué va este blog; y no tengo que rendirle cuentas a nadie.

No le gustaba que le saquen fotos y ésta es una de las pocas en las que se la ve sonriendo, conmigo. Fue, sin dudas, una de las personas más fundamentales en mi vida. Me enseñó muchas cosas y otras tantas aprendí sólo con su ejemplo. Mi sostén, mi consejera, mi abuela malcriadora en el buen sentido. Productora de muchos momentos de felicidad. Sabia, generosa, inteligente, perseverante, fuerte, valiente. Un ejemplo. Para mi y para muchos otros.

Gracias a ella conocí a mi marido. Fue el kinesiólogo que la ayudó a volver a caminar después de un accidente y operación en la que lo médicos dijeron que no podría volver a hacerlo sin bastón. No la conocían. Hasta eso le debo. Mi familia, la que formé con ese hombre al que ella adoptó casi como un nieto. Y él a ella como una abuela, sin duda.


Uno de los motivos por los que decidí ser madre joven, fue porque tenía muchas muchas muchas ganas que mi nona conociera a mis hijos. Verlos en sus brazos era una de mis sueños.
Acá está con Juan, mi hijo mayor, a los pocos días de nacido. Lo agarraba con miedo, pero lo miraba con un amor profundísimo. Un sueño hecho realidad. 

Con Emilia, de unos 4 meses. Otro sueño cumplido. Qué feliz fui cuando viví ésto. Y soy feliz ahora al volver a esos momentos.

 Pudo disfrutar bastante de Juan, y también de los primeros años de Emi. Juan aprendió a pararse agarrándose del bastón de la nona. Esta imagen me conmueve todavía hoy cuando la veo.

 Unos años después la nona pasó a usar andador, y Emilia lo usó como ayuda para dar sus primeros pasos. A pesar de sus limitaciones físicas, mi abuela ayudó a mis dos hijos a empezar a caminar esta vida. Todo un símbolo.

 Estuvo muy presente en la vida de mis hijos y ellos la adoran tanto como yo. Acá están los dos vestidos para la fiesta de fin de año del jardín, a la que ella ya no podía ir. Si la nona no va a la fiesta, los protagonistas de la fiesta van a la nona.

Qué te regalaría nona en tu cumple número 100? Supongo que un abrazo, un beso y la sonrisa mía y de mis hijos sería más que suficiente. Ya en los últimos años no querías más nada material. Más bien todo lo contrario. Empezar a desprenderte y andar más liviana. Tu sabiduría. Cuánto ejemplo en tu propia vida. Qué afortunada fui de tenerte como abuela. Cuánto te extraño. Cuánto, cuánto, cuánto.
Donde estés te abrazo con toda mi alma. Somos muchos los que te adoramos profundamente. Los marcados por tus enseñanzas y tu generosidad. Los que te extrañamos y te agradecemos. Los que te decimos: "¡feliz cumpleaños!"

Perdón por este post tan personal, que ni yo sé porqué escribo.
A partir de acá este blog continúa con su programación habitual (que nadie sabe muy bien cuál es).

agosto 13, 2014

Makeover cama, y un trabajo compartido


Qué lindo es transformar un mueble, reciclarlo, darle una nueva vida.
Qué lindo es trabajar en patas.
Qué lindo es hacerlo al aire libre.
Y más lindo que todo, es trabajar codo a codo con mi hija en un proyecto personal elegido y definido por ella. Ayudarla y acopañarla a cumplir su pequeño sueño.

Como parte de la mutación de su dormitorio -de la que ya les conté acá- decidió que quería una cama estilo Luis XV pintada /desgastada en blanco y con capitoné negro. Tenía clarísimo lo que quería! 
Nuestra primera expedición fue al Mercado de Pulgas. Precios de locos y no encontramos lo que queríamos. Segunda expedición a la zona de Don Torcuato, sobre la ruta 202, donde hay varias casas de venta de muebles antiguos. Fracaso nuevamente. San Mercado Libre terminó dándonos la solución. Una chica ya casada que vendía su cama de adolescente. Impecable estado.

 Así llegó a casa. Hasta tuve la suerte de hacerla entrar en el auto. Incluso el capitoné estaba perfecto, de pana de buena calidad pero un color rosa viejo medio feíto.


Ya sobre la "mesa de operaciones" en la terraza. Aprovechamos todos los días lindos de otoño para trabajar al aire libre. Se necesita espacio y se ensucia bastante!


Lo más trabajoso fue lijar todas las tallas. Con ayuda de mi amigo el torno y paciencia, varias jornadas de lijaquetelija.

 El color oscuro de la madera y quién sabe cuántas capas de cera y otros productos ya iban desapareciendo.

 Y ese color más natural de la madera la hacía todavía más linda.



 Hija menor, la dueña de la cama, trabajó duro y parejo a la par. Fue lindísimo compartir todos esos momentos de trabajo conjunto.

Cuando terminamos de lijar empezamos a pintar de blanco.


Pintaquetepinta, aprovechando lindos días de sol. Compartidos. Divertidos. Productivos.
 
 La cosa ya iba tomando forma. Justamente con esas formas lindísimas.

 Lo último que hicimos fue mandar a hacer el capitoné negro. Pensé en teñir la tela que tenía, pintarla con aerosol y otras opciones, pero ninguna cerraba. Entonces compramos la tela y se la llevamos a un tapicero. Zapatero a tus zapatos. ¡El resultado nos encantó!


Cuando logramos vender la cama vieja [qué penita me dió cuando se fue ... era de algún modo cerrar la etapa de su niñez], marido y yo nos pusimos a armar la cama nueva un día que hija no estaba.

Y acá está ella, protagonista del nuevo dormitorio. Con el empapelado de lunares negros que pusimos con nuestras propias manos y los almohadones que nos hizo Ana con la tela -muy linda!- que elegió hija.
Prometo mostrarles pronto una foto buena de la cama entera, y todo el makeover del cuarto, que se transformó de multicolor a blanco&negro.

Ya pueden ver acá la silla Tonnet que transformamos para el dormitorio y acá un ventilador super original que tiene este cuarto especial y hecho a mano. Pasen a chusmear si se lo perdieron. :)

Ya saben, acá amamos los muebles que cuentan historias. Si tenés algo que fue de tu familia o tuyo de otra "etapa", con el cual probablemente tengas un vínculo afectivo pero no va con la deco de tu casa o tu estilo ... acá estoy para darle una nueva oportunidad. Es muy lindo poder conservar esos tesoros, pero dándoles un toque personal que tenga que ver con vos.