diciembre 19, 2014

Las cucharitas se bañaron en color - DIY paintdipping


Hola, tanto tiempo! Acá estoy, a pedido del público (cuac!), para contarles cómo reciclé mis cucharitas feastramontina. No sé si a ustedes les pasa, pero acá por arte de magia las cucharitas van desapareciendo. Cuando ya no tenía ni 4 tuve que salir a buscar nuevas. Y, esas cosas de nuestro país, no pude encontrar de las nuestras (de acero supongo) en ningún lado. Terminé comprando estas Tramontina, que nunca me gustaron.
Cuando ví el paso a paso para hacer paint dipping (así se llama esta técnica) publicado por Aires de Bohemia tomé coraje y bañé de color mis cucharitas.


Es muy sencillo, pero les cuento mi experiencia. Ideal pintar con esmalte sintético al agua (también puede ser el normal). Yo sólo tenía blanco, le dí color mezclando con colores acrílicos que también tenía. Puse la pintura en frascos de vidrio transparentes, para poder ver en el momento de sumergir los cubiertos y para guardar bien después el sobrante.


Que los cubiertos están bien limpios y secos. Hay que poner cinta de enmascarar donde quieran que termine el paint dipping. Yo decidí pintar todo el mango de madera entero en el caso de las cucharitas porque ya no quería verlo. :/
Después hay que sumergir la cucharita (o lo que sea) en la pintura, dejarla unos segundos y levantarla para que escurra primero sobre el frasco. De ahí va al tender del lavadero a colgarse con un gancho. Ojo que gotea, hay que poner diario abajo.


A mí me pasó que se armaron como estas gotitas abajo (cosa que predijo mi hija tirando la bomba de que iban a quedar mal), pero yo delicadamente con el dedo las fui "tocando" hasta que desaparecieron y quedaron bien. :)


Dejar que seque bien y ... ¡voilá! Tienen nuevas cucharitas de colores. Obvioooo que yo no podía hacer todas del mismo color! ;)


Una única advertencia: te dan ganas de pintar todo porque es muy fácil. Yo estaba con poco tiempo, pero alcancé a agarrar estos cubiertos para servir y me encantó cómo quedaron. Incluso más que las cucharitas, porque me gusta como queda una parte de madera natural y otra pintada.


Como verán no vengo a contarles nada extraordinario, pero son esas pequeñas cosas que podemos hacer todos y que después nos da mucho placer verlas cotidianamente en nuestras casas y saber que fueron hechas con nuestras propias manos. Es mi primer DIY en el blog, por lo que espero haya quedado claro. Cualquier cosa no duden en escribirme a tallermanufacta@gmail.com
¡Gracias por la visita y que tengan lindo fin de semana!

[Hace rato que quería participar de los Findes Frugales de Marce Cavaglieri y allá voy por primera vez. Qué bueno, un pendiente menos de las cosas que quería hacer en 2014!!!]

noviembre 24, 2014

El mueble bello y olvidado

Ésta es una nueva historia, de un viejo mueble olvidado que vuelve a la vida renovado. Es una nueva historia con final feliz. 
Es una historia que empieza hace muchos años, pero que se hace parte de la mía en abril del 2013. Un día, en la vieja quinta de mi mamá, lo vi y le saqué una foto. Ahí quedó. Claro que lo había visto muchas veces en mi vida, pero nunca le había prestado atención. Me dio pena verlo ahí tirado y olvidado. Sucio y lastimado. Y le vi "potencial".
.
Tardó un tiempo en llegar a casa, recién este año. Estaba en malas condiciones. Pintado, yo creo, con esmalte sintético y lleno de marcas de humedad en la parte de atrás, que no estaba pintada. Primero fue a limpieza y tuve que "destruir" varios hogares de arañas :/

Siempre que uno empieza a limpiar y desarmar un mueble pueden aparecer sorpresas. En el interior del cajón estaba escrita la dirección de nuestro viejo departamento familiar. Quién sabe si fue el carpintero que lo construyó, alguien al mudarlo ... Y ese bloque de Lego será de mis hermanos o de mis hijos? Hace cuánto estaba ahí?

 Todo listo para poner manos a la obra, al aire libre en un lindo día de sol. Mejor, imposible.

Me encanta cuando se empieza a desprender la pintura y voy descubriendo qué tesoro hay abajo.

No estaba tan fácil la cuestión y necesitó muuucha lija.

 Pero ya empezábamos a entender de qué se trataba. Ese estante que se levanta y se pone vertical suponemos que era para poner ahí el toca discos.

 
 Pica pajarito atrás de la rama, que me hace compañía mientras lijoquetelijo.

 De este lateral me enamoré especialmente, la madera era increíble y era la parte mejor conservada. Debe haber estado al resguardo contra alguna pared.

 Mi intuición no me falló y cuando terminé comprobé que era precioso.

Esos encastres, tapados por la pintura, eran lindísimos.

Cuando empecé a trabajar con él la verdad es que no tenía claro cómo lo quería. Quería descubrir qué tenía para ofrecerme, en qué condiciones estaba. Una vez limpio su madera original me gustó tanto que no me animé a pintarlo. Estuvo varios meses así y yo, tratando de entender qué era lo mejor para él. Le tenía tanto respeto que me costó mucho decidir. 

 Ese lateral taaaan lindo quedó así, tal cual. Sólo que protegido con hidrolaqueado para cuidarlo.

 En el otro lateral, también en buenas condiciones, sólo le puse un papel ilustrado con mapas en el cajón.

 Una de las divisiones de arriba (la tapa que se levanta) quedó bastante bien después de mucho lijado y también la dejé al natural y bien protegida (porque es un mueble que se va a usar).

 La otra parte estaba muy arruinada y manchada y le puse el mismo papel ilustrado con mapas (lin-dí-si-mo!).

 Y ahí esta él. Lo veo todos los días, varias veces por día. ¡Me alegra tanto que él también haya tenido una nueva oportunidad! Que se use, que lo vean, que aprecien su belleza. Y además saber que es un mueble que hace muchos años es parte de mi familia.
Otro mueble con una historia para contar. Otro mueble recuperado. Otra historia con final feliz.

Si hay en tu casa o en tu familia un mueble olvidado, podemos darle nueva vida. Es más "ecológico", más barato y más gratificante que comprar un mueble nuevo. Y seguimos escribiendo lindas historias.

noviembre 10, 2014

Los colores en el taller

¡Lo que tardé en armar este post! Con la excusa perfecta del juego que propuso Sólo para Mí en Instagram (#colorsolorparami), todas las semanas durante 10 semanas, seleccioné cosas en mi taller de un color determinado. Alto desorden se armaba, pero con #hijamenor nos divertíamos barato. El problema es que saqué millones de fotos. Y no todas fueron a IG. Algunas verán acá en exclusiva :p

Mi cuenta de Instagram siempre estuvo plagada de color, como buen reflejo de mi trabajo en el taller, y de mi amor por los colores. Además de la firme convicción de que nos alegran la vida, ya saben.
Soy una fan declarada del color. Si no, miren mi logo, mi blog ... mi trabajo.
Por eso, cuando Sólo para Mí lanzó su juego en Instagram con la propuesta de armar fotos con objetos de distintos colores, la sensación fue "a mi juego me han llamado".

¡Acá sólo una parte de todo lo que juntamos! De paso les muestro algo de todos los tesoros que tengo en el taller.


El azul, primer color. Muestrarios de color (que creo hay en todas mis fotos), pinceles, cortantes, washi tapes y demás herramientas del taller. Y un perchero realizado a partir de descartes de madera.




El turquesa / celeste y algunos tesoros como esa muñeca en papier mache que hizo #hijamenor totalmente sola, un paraguas japonés, una calculadora colorida de M&M, pincel que me regaló mi mamá, pin del MET. Y cuadrito by TM.




El verde y algunas lindísimas fotos en zoom sacadas por #hijamenor. Pinceles, marcadores, más washi tapes, papeles, cortantes, hilos. Planta by Compañía Botánica. Y letra y perchero by TM.




Amarillo y más herramientas del taller. Recuerdos de un viaje a NY (Metrocard y revista Playbill). Hojas de ginkgo biloba que adoro, jazmín y perchero by TM.




Naranja fue un color de tesoros importantes: mi número de la maratón de rollers del año pasado, mi primer cuaderno hecho en una clase de encuadernación artesanal y postal que me regaló Vero Mariani (Alma Singer). Cintas, lego, pinceles, mi super cortante de círculos. Y percha by TM que se fue con Roville a Milán.


El backstage del naranja.

  
Rojo y amor amor. Muchos corazones. Incluyendo un TiPiTo corazón by TM. Una pieza de kirigami que me trajeron de Japón, un bola de navidad, tinta para las Rotring, el necesario centímetro de papel y ese bello Pie Pequeño que me hizo #hijomayor.


  Blanco neto y sencillo sobre papel que me encanta.


 Rosa femenino a full. La caja de Chiclets fue furor en IG. Hay también cuadernos de Monoblock (en varias fotos), cortantes, cintas, marcadores y cuadrito by TM que se fue en el sorteo. También una foto rosa aparte con los porta cupcakes herrrrmosos que me regaló Dolo y que todavía no me animé a usar porque me da pena.

 
Violeta y una bolsa de Hallmark que guardo hace rato y tengo colgada en el taller. "La vida es una ocasión especial". Debería tenerlo colgando frente a mis ojos todo el día. Mi taza de Igor (no quiero crecer), mi precioso metro del MoMA y perchero flor by TM que también se fue el sorteo. Foto aparte para la pequeña Boo de Monsters Inc. que me mira desde el monitor.
  
 El beige fue uno de los colores que más me gustó hacer porque al haber mucha madera en el taller, había mucho para elegir. Ese bordado hermoso me lo regaló Eri. Hay una horma reciclada by TM, sellos, pinceles, palitos, lápices y varias piezas que pronto tendrán color :)


Percha y cuadrito corazones by TM. Acuarelas, marcadores, papel picado, hilos, papeles varios. Todos los colores disponibles para crear. Y mi cuaderno Pantone.

Todo el tiempo mientras jugábamos y buscábamos objetos en el taller yo siempre pensaba que quería hacer una foto multicolor. ¡Porque realmente hay mucho color! Cuando terminó el juego :( le pedí a Marina que sumara una consigna multicolor. Como nadie quería que este juego terminara, allá fuimos todas con nuestras propuestas multicolores. ¡Las pantallas de Instagram estallaban de color y alegría!


  
¡Sírvanse todos los colores que quieran! Saben que acá en taller mAnUfActA todo está dispuesto para llevar color a sus casas y a sus vidas.

Y si todavía tienen ganas de más pueden ir este viernes a la muestra de fotos que participaron del juego. Dura sólo un día, es un evento abierto y gratuito. ¡Promete ser un evento divertido lleno de creatividad y color! ¿Nos vemos?

noviembre 04, 2014

La lámpara monstruo


Un día me llegó un mail de Claudia que decía: "Lía: hola, perdón por el atrevimiento pero tengo una herencia recibida que me pesa un montón. Te mando unas fotos por si se te ocurre algo o sale despedida." Y a continuación estas fotos (no las edité para que sientan lo mismo que yo al recibirlas jajaja).

Cuando me lo dejó en casa el encargado me preguntó quién se había muerto porque dijo que parecía una lámpara mortuoria. 

 La verdad verdadera, esas caras daban un poco de miedito. Mis hijos también estaban como sorprendidos con este nuevo personaje que habitaba en casa. Pero me gustan los desafíos!
[Y todos merecen una oportunidad]




 Con todo tipo de materiales y herramientas empecé a trabajar sobre la lámpara.

 Poco a poco la cosa iba tomando otro color.

 Después de una buena limpieza y lijada de muuuchas horas, decidimos pintarla de blanco con desgastes. Ya esas caras empezaban a parecer más amigables. Además, pasé tantas horas con la lámpara que de monstruo ya se estaba transformando en mi amiga.




 ¿Ven? Como que casi casi quedó con cara de bueno y todo ;)

 Por suerte Claudia y Horacio quedaron contentos y me agradecieron el trabajo "de preso" (palabras de ella, jejeje). Me contaron que fue un regalo de casamiento de los abuelos paternos de Horacio y que es del año 1921. Con la cara lavada y la posibilidad de vivir una nueva vida, ahora tiene un lugar en su hogar. ¡Gracias por la confianza Claudia!